diumenge, 20 de gener de 2008

UNA SALIDA "FASCINANTE"


En la salida de ésta semana me apetecía adentrarme en un mundo que me viene fascinando, desde... desde... hace muchos, muchos años. Me refiero a los monumentos megalíticos. No puedo recordar cuando fue la primera vez que visité uno de ellos?... Probablemente debería tener unos 7 u 8 años, lo que si recuerdo es que fue la Pedra Gentil de Vallgorguina... después... bueno pues siempre que localizo alguno tarde o temprano acudo a conocerlo, en el País Vasco, en Cantabria, en Galiza, en Castilla la Vieja, en Andalucía, Bretaña, Holanda, en el Sur de Francia, Norte de Italia, en Grecia, en Túnez, allí donde haya ido, si he tenido ocasión de hacerlo, hasta ellos he acudido.
¿Por que me/nos fascinan tanto?, no creo que exista una única respuesta válida para todos, pero creo que en primer lugar por las grandes dimensiones de los bloques de piedra con los que están construidos, parecen en verdad obra de titanes. Con los medios, herramientas y posibilidades de que disponían, tuvieron que emplear mucha fuerza, organización y pericia para transportar los grandes bloques de piedra, en ocasiones desde centenares de Kms. y levantarlos.
Los monumentos megalíticos continúan siendo uno de los misterios arqueológicos más importantes en la actualidad, no existe una única explicación científica completa y absolutamente concluyente, ni por lo que se refiere a la técnica constructiva, ni a lo que significan, por ello sigue siendo uno de los temas que genera más explicaciones sobrenaturales. Enterramientos, culto a los muertos, observaciones astronómicas, misteriosos ritos y ceremonias, leyendas, supersticiones, folcklore… todo se funde y mezcla en los megalitos. Quizás por eso me siguen fascinando.
Si quereis un poco más de información sobre la cultura megalítica podéis encontrarla aquí:
El dolmen de la Pedra Gentil


Como el objetivo de todo viaje es siempre encontrarse a sí mismo, me apetecía empezar por uno de esos monumentos que tengo relativamente cerca de casa, muy cerquita del Montseny, en las proximidades de Sant Celoni. Si efectivamente, se trata de la Pedra Gentil, en el término municipal y en el valle de Vallgorgina –literalmente “valle de las gorginas”, palabra que probablemente se relaciona con la palabra vasca “sorgina”, hechicera, adivina, bruja- en pleno Parque Natural de El Corredor- Montnegre. Otra interpretación de la que ya he hablado en la comunicación “Las Dames d’Aigua” hace referencia a la identificación entre “gorguina” y “gogues” aquellos seres mítológicos que viven en las aguas, la cercana riera, podria ser el hogar de esas gorguinas..

És interesante destacar que de todos los dólmenes que conozco, éste es con toda probabilidad, el que acumula una mayor riqueza y variedad de leyendas de todo tipo: brujeriles, ufológicas, satánicas, folcklóricas, espiritistas, etc. Quizás lo que muy poca gente sepa es que desde un punto arqueológico ese dolmen de la Pedra Gentil es de los más comunes y frecuentes en la península, de los denominados de cista, consistente en un grupo de piedras verticales ortoestratos, de un tamaño no demasiado grande que sostienen unas de horizontales algo mayores, en su interior debería haber un enterramiento ya que se encontraron diversos fragmentos de piezas de cerámica y poca cosa más, de lo que debería ser el ajuar funerario con el que se acompañaban a los muertos en su viaje al más allá a la espera de la resurrección.
Por el tipo de construcción se cree que debería ser del III milenio antes de nuestra era, sobre el 2.300 aproximadamente, su localización actual no es la original, cualquiera que acuda allí podrá comprenderlo enseguida, puesto que se encuentra en una pequeña meseta en la pendiente de un pequeño pico el Pic Gentil – gentil, era el nombre por el que eran conocidos los paganos, es decir los que seguían la antigua religión, en la época de la obligatoria conversión al cristianismo después del siglo III de NE.- contrabiniendo una norma habitual en la construcción de esos monumentos, colocados en lugares bien observables desde la lejanía y los alrrededores. El propietario de la finca trasladó los restos del dolmen que estaba prácticamente destruido –se cree que a causa de un terremoto que se produjo en el S.XVII-, desde su posición original, unos cincuenta metros más arriba, hasta el lugar donde hoy se encuentra. Con ello, alteró absolutamente la intención y finalidad de los constructores y si las hipótesis arqueoastronómicas y otras son ciertas, modificó la esencia y la utilidad del dolmen.

Entre la multitud de mitos, leyendas y curiosidades que acumula la Pedra Gentil, me parece excepcionalmente bonita la que recoge Amades en su “Costumari Catalá”

“Las brujas de Maresme, celebraban cada sábado – Sabbat- sus grandes reuniones en la cima del Pic Gentil. Iban a las reuniones las brujas de toda la costa subidas sobre escobas voladoras que les hacían de caballo. Despues de cenar se desnudaban ante los fogones y el hogar y con unos unguentos que guardaban en un agujero que tenían bajo el hogar, se untaban debajo de la axila, decían unas palabras estrañas, adquiriendo la facultad de volar y salían chimenea arriba. Iban a la reunión que era presidida por el demonio que adoptaba la forma de un macho cabrío extremadamente peludo y con unos cuernos enormes que estaba sentado en un tonel, sonaba un “flabiol” -instrumento de viento semejante a la flauta- de ronco sonido y ellas hacían un “ball rodó” a su alrededor”.




El “ball rodó” se equipara en éste caso a la “sardana”, de manera que éstas brujas serían las creadoras de esa danza tradicional catalana!. No me extraña que españoles de pro, como Felipe V, Miguel Primo de Rivera y Francisco Franco, prohibiesen tan diabólica danza!
O ésta otra: “Un fondo inconsciente de respeto hacia los monumentos megaliticos lleva a la gente de no acercarse durante esta noche –la de Navidad-: explica que sale el miedo, que las brujas bailan a su lado o que campean por los alrededores, fantasmas y otros seres fantasticos. Del dolmen de la Pedra Gentil situada encima de una cima del temino de Vallgorguina, cuentan que esta noche se reunen las brujas para presentarse delante de una especie de tribunal que las juzga. La que no se ha portado lo bastante bien como bruja, es sacrificada delante de la piedra que cubre el monumento, la cual hace como mesa de sacrificio. La gente señala como unos canalillos, surcados encima de la piedra que sirven para que se escurra la sangre de las victimas. La voz popular explica que diversos vecinos de los alrededores han ido por aquellos verales unos cuantos dias despues de navidad y todavia han visto aquellos regueros sangrantes”.


Otra interesante leyenda atribuye a las brujas de Pedra Gentil la conjura de grandes tormentas que a menudo hundían los barcos del cercano Mediterráneo, existe la tradición de que allí –en Vallgorguina- las tormentas son especialmente violentas:
Cuando las brujas determinan promover tempestad –nos decía un anciano de aquel pueblo- se dan cita en la Pedra Gentil, de un brinco saltan encima, en contacto con la misteriosa piedra pierden ipso facto la gravedad y, ligeras cual vaporosa sustancia, elevándose a la región atmosférica. Acuden a ellas los cirros con sus agujas de hielo que, agitadas por el viento, se cargan de fluidos. Desatándose repentinamente el rayo y empieza la tormenta que presiden con tranquilidad olímpica las hechiceras, vagando a merced del huracán de nube en nube, cruzando los brazos, pero animando con su presencia el espíritu de la tempestad, hasta que son ahuyentadas por los sahumerios y ensalmos con que procura conjurarlas el labriego. Así explicaba el anciano, más poeta que físico, la formación de las tempestades en esta comarca.”
Joseph M. Pellicer, Estudios histórico-arqueológicos sobre Iluro.

En el dolmen de Pedra Gentil, además de brujas sardanistas, se “han producido”, o mejor se dice que han sucedido –el origen de las leyendas también sería un tema interesante para hablar de él- desde abducciones ovni, habiendo algunos casos notorios com el Xavier C. secuestrado en 1985 cuando paseba alrededor del dolmen por unos extraterrestres durante 24 horas, de las que no guardó memoria alguna, pero si unas misteriosas fotos. Bajo hipnosis recordó que unos misteriosos seres de color gris verdoso lo habían llevado al interior de una cueva cercana, que evidentemente no fue encontrada jamás.
Otros ejemplos: “Ya en Vallgorguina ("valle de las brujas" ) en 1983 la prensa publica " el hombre lobo de Vallgorguina" por la supuesta aparición de un ente de apariencia salvaje. (podéis encontrar más información de este caso en el excelente libro de Jesús Callejo "Gnomos" pag 91.)
En 1989 , Pedro Canto, un investigador Catalán halló 16 huellas de "pies homínidos" impresa en el barro de los caminos y algunos claros del monte pedra gentil.
No menos abundantes son las referencias a psicofonías y otras manifestaciones espiritistas realizadas en el dolmen, sesiones de ouija, etc., como queda recogida en el siguiente texto de Marina Benet:
“Cuando llegamos al dolmen, mí hermano Fran Benet , Fran Recio, Maria José y yo, nos introducimos dentro y ya empezamos a prepararlo todo para hacer, lo que seria para mi hermano y para mi, nuestra primera sesión ouija. Maria José empezó a preparar las cosas y una por una las fue sacando de su bolsa: Una piedra de cuarzo que tenia forma de bola que simbolizaba la tierra, después saco la vela que simbolizaba el fuego, el incienso que simbolizaba el aire y el agua con sal que simbolizaba la protección, para que no nos entraran malas vibraciones en la sesión. Maria José empieza a decir unas palabras para que las fuerzas de los 4 elementos nos trajeran buena comunicación y compañía. Sacamos el tablero y empezamos a probar masters para ver cual era el que resbalaba mejor. Cuando ya lo escogimos empezamos con la sesión. El master se movió cuando los cuatro pusimos nuestros dedos en contacto con él. Se empezó a mover recorriendo todas las letras dando vueltas un par de veces. Cuando se empieza a mover, a mi hermano y a mi no es que nos diera miedo, sino nos asombro como aquello se podía mover solo y responder todas las preguntas que nosotros le hacíamos.
Conectemos con uno que nos quería dar un mensaje, le pidió Fran R. si nos podía dejar una psicofonia en las grabadoras y él nos respondió que sí.
Conectemos con otro ente que nos dijo que había muerto de hígado de cáncer y que tenía 41 años y que se llamaba Víctor, estaba casado y tenia una hija de dos años. Al escuchar la grabación de la cinta se escucha una psicofonia que dice”no puedo salir”. Estuvimos charlando de las sesiones y echándonos fotos en el dolmen que tenia unas pintadas de una cruz invertida y de los números 666”.



Durante algunos años, en el solsticio de verano se realizó en ése dolmen una especie de akelarre blanco, es decir, un akelarre muy a lo New Age. En ocasiones se concentraron miles de personas, cargadas de buenas intenciones y mejores sentimientos, pero el éxito devoró a la organización que tuvo que suspender las actividades porque el lugar no está preparado para semejantes avalanchas humanas.
Cómo podeis observar, el lugar tiene su miga, a juzgar por todas éstas y muchas otras anécdotas que se podrían incorporar. Algunas verdaderamente lamentables, como las horrorosas pintadas que algún grupo de desaprensivos supuestamente satanistas pero a ciencia cierta absolutamente ignorantes se han dedicado a realizar por todo el monumento y que hasta el momento nadie se ha decidido a limpiar.
Pero no me gustaría acabar aquí, como asiduo visitante, especialmente nocturno del dolmen, puedo asegurar que jamás he visto, sentido, intuido nada peligroso, negativo, maléfico, etc. más bien al contrario. El lugar, rodeado de pinos mediterraneos, de encinas, de arbustos diversos, tiene todo el encanto que se puede esperar del bosque nocturno. La paz, la tranquilidad, la belleza y el asombro, son lo más destacado de un lugar que todos deberíamos frecuentar, ni que fuera de vez en cuando.

La Cova d’en Daina.


Un poco antes de llegar al municipio Romanyà de la comarca de la Selva, a la derecha, un cartel indica el segundo objetivo de mi excursión, el 'Dolmen de la cova d'en Daina'. Este sepulcro megalítico es uno de los más completos que se conserva. Se trata de una galería cubierta con forma de U hecha de losas de granito. Del túmulo artificial de tendencia circular-ovalada y del crómlech que lo rodea, quedan restos muy visibles.

Las piezas de más tamaño recuperadas del ajuar funerario se encontraron en la excavación de Pere Cama Casas en el siglo XIX. Otras más pequeñas pertenecen a la excavación de Esteva Cruañas. Del conjunto cabe destacar numerosos huesos muy fragmentados y muchos dientes de gente adulta y de criaturas. Siete puntas de sílex de varias tipologías y fragmentos de cuchillo, también de sílex. Dos fragmentos cerámicos con líneas incisivas y otro fragmento de borde, quizás campaniforme. Más de tres centenares de grandes collares de esteatita y de calaíta. Dos plaquetas de fibrolita de color gris verdoso y dos otras de arenosa muy fina, una perforada. Una pieza discoidal de pizarra negruzca y una pequeña pieza hecha con una lámina fina de oro, con forma cilíndrica enrollada.

Dicen que es la antigua cueva de Diana, el lugar de reposo de la diosa cazadora. Se dice que en los solsticios de invierno y primavera se reúnen en el lugar personajes sorprendentes.
El día de mi visita no hay nadie, nos reciben en solitario las inmensas piedras que alguien colocó allí entre el 2700 y el 2200 a.C. Los bosques silenciosos de alcornoques, algunos con sus troncos pelados, hacen de guardianes permanentes, y lo cierto es que las vibraciones del lugar son especiales, la energía de la tierra se nota en su estado más puro, como suele suceder cuando visito éste antiguo monumento.

Curiosamente, de éste dolmen, aún siendo uno de los más bien conservado y completo de los que existen en nuestro pais, apenas hay referencias a fenómenos paranormales, brujeriles o demás, no obstante, en él si que se han producido diversas experiencias digamos “especiales” de las que puedo explicaros la siguiente:

“Sería a mediados de los 80, unos cuantos interesados en el tema de la arquitectura megalítica, universitarios, profesionales de la enseñanza, estudiantes de bachillerato y gentes por el estilo, habíamos oído hablar del Proyecto Dragón, un proyecto inglés que comenzó en 1977 y trata de detectar la energía terrestre mediante sofisticados equipos. Esta energía terrestre podría ser consecuencia de campos magnéticos, entre otras causas, La idea del proyecto sería verificar que en toda la corteza terrestre existe esta energía, localizada de forma más intensa en unos puntos que en otros. Esta podría ser activada mediante los megalitos y obeliscos, a modo de antenas verticales. Vendría a ser semejante a lo que realizan los acupuntores en nuestro cuerpo, sólo que con agujas más grandes... ¡y en la misma Tierra! Durante el proyecto se realizaron mediciones de ultrasonidos, intensidad de campos magnéticos, radiactividad... Recuerdo que de todas las medidas al menos "unas cuantas" eran inexplicables desde el punto de vista de la ciencia actual. En otras palabras, que las medidas reales no eran las que deberían haber sido en tales condiciones.


Por ello, el día del equinocció de otoño decidimos acudir un grupo bastante numeroso, a realizar una especie de experimento, conocido como “sueño de templo” y que en realidad consistía en provocar mediante el sonido del tambor y la respiración profunda una especie de trance, para que los participantes pudieran conectar con el lugar en sí y constatar si las percepciones seguían algun patrón determinado.
Uno de los compañeros tomó detallada nota de todo lo que cada uno de nosotros explicó sobre su experiencia. No os aburriré con los detalles, pero lo cierto es que todos los participantes quedamos convencidos de haber vivido una experiencia singular, sin lugar a dudas, a pesar de la diversidad de las “visiones”, todos sentimos que habíamos “entrado en contacto” –por decirlo de alguna manera- con una fuerza vitalizadora extraordinaria, lo cierto es que a pesar de pasar la noche en vela, sumidos en nuestras vivencias interiores, en unas condiciones de incomodidad física evidentes –ninguno reconoció haber dormido nada en absoluto- por la mañana nos levantamos absolutamente despejados y descansados, con una tranquilidad y plenitud interior dificilmente atribuible a otras causas que no fueran derivadas del lugar en sí.




Tal vez por ello, de vez en cuando, en cuanto se me presenta la oportunidad –conforme me voy haciendo mayor me cuesta más- me desplazo al dolmen de Romanyà, adecuadamente proveido de mi propio tambor, tratando de repetir aquella experiencia. Siempre es agradable, profunda, energética, pero aquella –quizás por ser colectiva- fué sin lugar a dudas, una de las más impactantes que he vivido.




A muy poca distancia, dando un pequeño paseo se llega al menhir de la Murtra, un gran falo de granito que nos indica quien sabe que extraño mensaje de nuestros ancestros. Algo tienen estas tierras, además de una extraordinária belleza, para que se asentaran seres humanos en el lugar hace más de 5.000 años.



Para acabar la salida y ya iniciando el camino de regreso hacia casa, decidí recorrer la maravillosa carretera que queda recogida en el relato "Kurvas fonitas" que va desde Sant Feliu de Guixols a Tossa de Mar. El relato lo encontrareis aquí:

En fin, como podéis ver, se trata de una salida fascinante que os recomiendo a todos/todas.

El monumento mide interiormente 7,60 m de largo por 1,70 de ancho y 1,50 de altura máxima. Está formado por un número considerable de grandes piedras del granito propio de a zona y no tendría nada de extraño que los aparentemente azarosos amontonamientos que se extienden por todo alrededor, fueran los restos de otros monumentos hoy no identificados.