divendres, 23 de febrer de 2007

RUTES AMB EL COR V

EL MISTERIO DE RENNES-LE-CHATEAU







<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->


<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Sábado 5 de agosto, 6,39 de la mañana... hoy me tomo el día libre... tengo una inmensa sed de moto, Kms. Y misterios... Después de un ligero desayuno, carretera y manta... bueno en éste caso chaquetón... El destino de hoy: Rennes-le-Château, seguro que os suena, un pueblo medieval amurallado, así como un municipio en el departamento de Aude, en el área del Llenguadoc (sur de Francia), aunque por aquí solemos decir la Catalunya Nord, al lugar por donde transcurrirá la mayor parte del recorrido. La zona es conocida por sus montañas coronadas por castillos y torres, profundas gargantas, bosques, cuevas, altiplanos remotos, y su fácil acceso al Mediterráneo.
Situada bastante tierra adentro como para ser lugar de establecimiento para los mercaderes del Mediterráneo, para los fugitivos para esconder su botín, para los peregrinos para descansar antes del arduo cruce por las montañas para ir a Compostela, el valle del Aude esconde muchos secretos y especialmente el de un tesoro escondido.
Como la distancia es larga 260 Kms. Y algunos más, pues quiero ver algún otro lugar, me planteo tomar l’Eix Transexual, l’A-7 hasta Perpinyà y desde allí la carretera que pasando por Etagel y Maury, llega hasta Quillan y desde allí a la cercana meta inicial.

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
Primera parada para tomar un café con leche y hacer un pis... Curioso el ambiente sabatino en éste pueblecito – Etangel-, del Rosselló, como en todas partes a éstas horas (las 8-8,15) la gente va atareada de un lado a otro, a buscar el pan, los croissants y l’Independent el diario de por aquí... yo sentadito en la terraza del bar, puedo observarlo con los ojos de quien sólo tiene que disfrutar el momento...
Quien dice que la 1150 GS es incómoda?, o que nuestras motos no soportan bien las rachas de viento de hasta 55 Kms/h? Que si vibran... que si el motor boxer no se que... Estáis muy bien acostumbrados... está bien ser exigentes, pero a veces creo que somos muy tiquiñiflis...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
Rodando por las carreteras departamentales se disfruta bastante, máxime cuando a éstas horas aún no hay demasiado tráfico. Fijaros en las ramas del árbol de la izquierda, hacía viento de verdad, tomando alguna precaución, la GS se mantiene bien en su trayectoria, mucho mejor por ejemplo que la Transalp o la GPZ mis anteriores motos...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
Una vez llegado a mi objetivo me dejo llevar por mis sentidos extrañamente abiertos… Recorriendo el pueblo, destaca por su estilo medieval, hay una iglesia del siglo IX, por todas partes restos de construcciones medievales, símbolos arcaicos, etc... y como se dice por ahí: “jamás se podría pensar que este lugar pudiera esconder las claves que podrían abrir las puertas del misterio más grande del mundo”, je je je...
En los últimos años este pueblo a recibido una gran cantidad de turistas debido a una leyenda moderna sobre el párroco Bérenger Saunière, el boom turístico se debe también al éxito de ventas de Dan Brown, El código da Vinci, en el que se narra algo de lo que se supone que aquí aconteció...

Leyenda sobre Rennes-le-Château

Antes de proseguir me gustaría dejaros claro a todos que no pretendo en absoluto afirmar ni negar nada sobre lo que voy a tratar en estos posts, tendré mis propias ideas y conclusiones, pero me limito en la medida de mis posibilidades a exponeros unos hechos o conceptos extraídos de diversos autores, con la única intencionalidad, manifiesta, de introduciros el gusanillo y si es posible de haceros pasar unos momentos tan agradables como los que yo he pasado haciendo ésta excursión... Aunque algunos les resulte difícil de creer soy mas bien incrédulo y bastante escéptico...

En ésta leyenda se dice que el antiguo párroco Bérenger Saunière habría encontrado unos documentos, o un tesoro secreto cuyo contenido está poco claro, en uno de los pilares del altar de la iglesia mientras llevaba a cabo una reforma de la misma; cuestión que en su día corroboraron dos de los seis obreros que trabajaron en la obra, que fueron supuestos testigos, y que aún vivían en 1958. Actualmente debido principalmente a este libro (el Código), se atribuye que los dos pergaminos de dudosa veracidad que están reproducidos y expuestos en el museo del propio pueblo, pertenecerían supuestamente al secreto que fue encontrado por Saunière. En uno de ellos muestra el árbol genealógico de la dinastía Merovingia, la cual según una teoría eran descendientes de Jesús. (Sang roayale, sang real = Sangraal-àSanto Grial???)...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[endif]-->

Para no aburriros con toda ésta historia, veamos un resumen:
Entre los reyes merovingios que fueron conspiratoriamente depuestos del trono francés hace más de mil trescientos años se citan asimismo a los sicambros, descendientes de la tribu judía de Benjamín, que emigraron sucesivamente a la Arcadia, a Sicilia, a los Alpes y a las orillas del Rin. De Meroveo hasta Clodoveo, los reyes merovingios, apodados los Ursus, fueron paganos entregados al culto de Diana. El famoso jarrón de Soissons contenía muestras de la sangre de los treinta y nueve primeros reyes francos, que fueron merovingios. La dinastía de los carolingios y la de los capetos (el rey Felipe el Hermoso, destructor de la Orden del Temple, era un Capeto) no eran legítimas, ya que el último rey merovingio, Dagoberto II, asesinado en el año 679 cerca de Stenay, en las Ardenas, tenía un hijo, Sigisberto IV, que escapó a la suerte de su padre, fue salvado por un tal Meroveo Levy, puro sicambro, quien le llevó en secreto a Rennes-le-Château. Sigisberto IV, llamado Plant-Ard (Retoño Ardiente), se casó con la hija del rey visigodo español Wamba y dió nacimiento al linaje de los condes del Razès, del que provenían también los Blanchefort.

Este linaje es el único que puede pretender legítimamente al trono de Francia. Tal era, según el secreto genealógico-dinástico contenido en los pergaminos encontrados por el abate Saunière en la Iglesia de Rennes-le-Château y que estaban acuñados, por el sello de Blanca de Castilla. El linaje cripto-merovingio se perpetuó en la sombra hasta nuestros días, de modo que el "Rey Perdido", el "Gran Monarca" (pues este regio linaje tendría su origen en el vástago del propio Jesús tras su unión con Maria Magdalena, que fue llevada tras la crucifixión clandestinamente a la Galia donde se refugio, pues ya existían allí comunidades judías), está presente de incógnito entre nosotros. Cuando llegue el momento, se manifestará.


Símbolo cátaro en las calles de Rennes le Chateau...

Pero el Rey Perdido no lo estaba para todo el mundo, ya que hacía mucho tiempo que una temible sociedad secreta, el Priorato de Sión, conocía el secreto. Esta sociedad tuvo su nacimiento en la unión de tres grupos de iniciados:

* por los últimos esenios, la secta judía de la que procede el Cristianismo y a la que se deben los manuscritos del Mar Muerto (Qumram).
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->los monjes de la abadía del Monte Sión, fundada en 1099 en Jerusalén por el jefe de la Primera Cruzada, Godofredo de Bouillon, que era un sicambro;
<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->los seis (o trece) Sabios de la Luz, discípulos de un tal Ormus y que tenían como emblema la Rosacruz y,
El Priorato de Sión se proponía como doble objetivo propagar el Cristianismo esotérico de San Juan y defender la cripto-dinastía merovingia. La Orden del Temple, creada en 1118, no era más que su brazo secular, al que proporcionaba ya fuese sus Grandes Maestros oficiales, ya fuese sus Grandes Maestres secretos.

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->


Vista del castillo de Rennes le Chateau...

Estos hechos no pueden ser totalmente despreciados debido a ciertos detalles históricos: En el año 886, el "Retoño Ardiente" de la estirpe merovingia, Sigisberto IV, ya había devenido en un amplio y complejo árbol genealógico. Bernard Plantavelu y los duques de Aquitania constituían una de sus ramas genealógicas. Había otras ramas también, pues los documentos Prieuré declaran que Sigisberto VI, el nieto de Sigisberto IV, era conocido como el "príncipe Ursus". Entre 877 y 879 el "príncipe Ursus",; fue proclamado oficialmente "rey Ursus", al parecer en una extraña y muy esotérica ceremonia eclesiástica celebrada en Nimes. Con la colaboración de los nobles Bernard de Auvergne y el Marqués de Gothie encabezó una insurrección contra Luis II de Francia en un intento de recuperar su legítimo patrimonio. Varios historiadores nos confirman que tal insurrección tuvo lugar entre 877 y 879. Estos historiadores aluden a Bernard de Auvergne y al marqués de Gothie, si bien no dicen que el líder de la insurrección fuese Sigisberto VI, pero hay alusiones a un individuo llamado el "príncipe Ursus".

Según los documentos Prieuré, Godofredo de Bouillon - en virtud de su bisabuela, que casó con Hugo de Plantard en 1009 - era descendiente por línea directa de la familia Plantard. O sea que; Godofredo llevaba en su estirpe sangre merovingia ya que descendía directamente de Dagoberto II, Sigisberto IV y el linaje de reyes merovingios.

Durante cuatro siglos la sangre real merovingia se mezcló a través de numerosos árboles genealógicos. Finalmente, parece que dio fruto. Y el fruto fue Godofredo de Bouillon, duque de Lorena. Y aquí, en la casa de Lorena, estableció un nuevo patrimonio.

Para sus propios ojos, y ante los de sus seguidores, Godofredo sería más que duque de Lorena. De hecho, sería un rey legítimo, un pretendiente legítimo de la dinastía depuesta con Dagoberto II en el año 679. Pero si Godofredo era rey legítimo, era también rey sin reino; y la dinastía capeta de Francia (apoyada por Roma) estaba demasiado consolidada para que pudiera destronarla.

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->


Detalle de una fachada...

Baigent, Leigh y Lincoln se preguntan: ¿Qué se puede hacer si se es rey y no se tiene reino? Quizá buscar un reino. O crearlo. El reino más precioso de todo el mundo: Palestina, la Tierra Santa, el suelo que pisara el mismísimo Jesús. ¿Acaso el gobernante de semejante reino no sería comparable a cualquier otro de Europa? ¿Y acaso, al presidir el más sagrado de los lugares de la Tierra, no se cobraría una dulce venganza de la iglesia que traicionara a sus antepasado cuatro siglos antes? Por cierto aquí vinieron a mi imaginación las imágenes de la película el Reino de los Cielos de Ridley Scott.


<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
Edward Norton caracterizado como Balduino IV de Bouillon Rey de Jerusalén –hermano y sucesor de Godofredo en la peli...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

La pregunta queda ahí... pero entendemos que la respuesta es lógica y clara y más si tenemos en cuenta la importancia que tenía Jerusalén para todo el Cristianismo, hasta el punto de que muchos reyes y emperadores abandonaban sus reinos para ir a conquistar estar tierras santas poniendo en peligro no solo el reino abandonado en Occidente sino que también hasta su propia vida.

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Evidentemente toda ésta parrafada es muy, pero que muy discutible, pero era lo que yo iba recordando mientras paseaba por las calles de aquella pequeña población tratando de impregnarme del ambiente mental adecuado, fijándome en todos los detalles que se abrían a mi alrededor, antes de penetrar en el meollo de lo que me había llevado hasta allí...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Pero continuemos con los misterios...
Se dice que al mismo tiempo (mediados del s. XIX) que el cura habría encontrado estos pergaminos, igualmente su nivel de vida se disparó y que ello no se debía exclusivamente a que el padre Saunière vendía misas haciendo caso omiso a las estrictas limitaciones de dicha actividad indicadas en el código eclesiástico; o que solicitaba donativos para la construcción de una residencia de sacerdotes ancianos, o enfermos que nunca se edificó, fondos que desvió muchas veces para su propio uso, no eso no hubiera sido suficiente.
De este modo la leyenda asocia su posible descubrimiento al inició una serie de construcciones en el pueblo tales como la torre Magdala -dedicada a María Magdalena- de estilo neogótico y decoradas por el pintor francés Mucha...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->


Las vistas de los alrrededores son abrumadoras

hacia la izquierda en el aparentemente pequeño acantilado rocoso, se abren unas cuantas cuevas en una de ellas...

Conocida como la Cueva Blanchefort o de Maria Magdalena, se supone que estuvo escondida la Santa, con su hija Sara...

Pues bien además de esa fabulosa torre, nuestro Abad tuvo riquezas suficientes para construirse una mansión, con un jardín considerable y sobretodo para restaurar la antigua iglesia del año 1.000 aproximadamente, hacia la que nos dirigimos:
Entrada a la iglesia, nótese el curioso porche, decorado, curiosa la coexistencia de palomas blancas –Espíritu Santo- y de unas gargolas con forma de demonios...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->


vista des de el cementerio
en la que dejo varias señales como la inscripción en la entrada en la que se lee: "Terribilis est locus iste". Este lugar es terrible.
El interior, a primera vista, decepciona un poco, hemos visto multitud de iglesias románicas mucho más bonitas que ésta, pero de lo que aquí se trata es de tratar de captar algo del supuesto misterio...
muy del gusto francés, muy decoradita y pintadita... lo más exquisito sin duda son las vidrieras que cubren las ventanas, realizadas por un artesano que firma a veces como SINO, y en ocasiones como SP... y?... si ahora hago un juego malabar y digo: SION y Prioré de Sion lo vais viendo un poquito más oscuro?...
todo en la iglesia tiene esa doblez... quien busca encuentra...
por ejemplo que hace un
demonio sosteniendo la pila baptismal justo a la entrada del templo?... Deberíamos recordar que el Diablo Asmodeo, es según la tradición el guardián de los secretos (tesoros), destaca también un vía crucis muy peculiar, en el que se puede apreciar que crucifican a Jesús cuando ya es noche cerrada... y?... deberíais de recordar que según la tradición Jesús murió a las tres de la tarde y que una furiosa tormenta oscureció el cielo como si fuese de noche, pero cuando murió... no antes... y que importancia tiene esa “licencia” del artista?, pues mucha como veremos cuando hablemos de la conspiración de Maria Magdalena para salvar a Jesús de la muerte...
Nadie sabe con que fin pero Sauniere también habría llevado a cabo una "reforma" en el cementerio de la iglesia cambiando de lugar las lápidas y borrando totalmente una de ellas, que se supone que era la de una noble local de apellido Blanchefort... ja... recordemos que el apellido Blanchefort se asocia a la dinastía de los Merovingios y a Maria Magdalena...
Por aquellos años, las sociedades secretas abundan en Francia. Desde la Revolución Francesa ha habido una gran división entre los Republicanos y los Monarquistas con toda clase de sociedades reclamando el trono. La mayoría parecen tener algún respaldo de algún grupo católico u otro, de los cuales no todos parecen ser estrictamente romanos en sus creencias. Uno en particular, el Priorato de Sión, ha reclamado ser el guardián del secreto de Rennes-le-Château.
Otro elemento que ayuda a complicar aún más el misterio es el tema iconográfico, se dice que Saunière estuvo tres semanas en París; donde pasó mucho tiempo en el Louvre, y en donde compró reproducciones de tres cuadros sin vinculación aparente entre sí: el «retrato de San Antonio» de Teniers, por cierto una curiosa “tentaciones” sin tentación manifiesta... algunos han pretendido ver el castillo de los Blanchefort... pero?...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

un retrato anónimo del papa san Celestino V, quien por cierto murió asesinado después de un largo cautiverio que le impuso su sucesor, murió según parece, a causa de la mordedura de una víbora introducida subrepticiamente en sus habitaciones...
Y por supuesto la obra de Nicolas Poussin “Los pastores en Arcadia” que ha hecho correr rios, que digo océanos de tinta y que es uno de los ingredientes más suculentos de toda ésta historia...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !vml]-->
<!--[endif]-->
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Así, en esta leyenda se vincula el cuadro "Los pastores de la Arcadia", expuesto en el museo del Louvre, en la que se pueden ver cuatro pastores observando una lápida en la que se lee "Et in Arcadia ego", o traducido “y en la Arcadia estoy”. Algunas personas creen que con ella se puede escribir un anagrama reordenando las letras hasta formar en latín la frase "Aquí en la tumba de Dios" y que el paisaje que se puede ver de fondo “pertenece” a Rennes Le Chateau.<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Fijaros en las similitudes entre la silueta de la montaña que aparece en el angulo derecho del cuadro de Poussin y la que aparece en el centro de la fotografía tomada desde el parquing de Rennes... casualidad, suposición...

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

De éste cuadro se han dicho y supuesto tantas cosas, se relaciona con tantos misterios místicos, supuestos o no, os recomendaría que os dieseis un paseo con el Google, descubriréis que además de ser una obra famosa por su calidad, contiene casi de todo, mapa, criptograma, figuras geométricas ocultas.... y muchas cosas más.
Hay otro ejemplo de pintura con la misma frase y semejante planteamiento, pero bastante anterior en el tiempo, se trata de la obra “Et in Arcadia ego” de Guercino:
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Pero tampoco podía olvidar opiniones bastante críticas y alejadas de todo éste mistericismo:

Recordemos que las afirmaciones sobre esta obra y el San Antonio Ermitaño de David Teniers son que el padre Berénger adquirió sendas copias durante su presunto viaje a París en 1891 y que ambas serían fundamentales para comprender el enigmático mensaje de los pergaminos. Por ello, los misteriófilos buscan en ambas pinturas lecturas ocultas. Como el San Antonio parece que no da para mucho, las afirmaciones esotéricas se concentran en Los pastores de Arcadia, obra de la que se ha dicho (Y D. Lorenzo repite sin plantear el menor asomo de crítica) cosas como las siguientes:
"ET IN ARCADIA EGO
Esta inscripción sería un anagrama:
LA TUMBA DE DIOS - EL CUERPO DE DIOS
- LE CORP DE DIEU
La tendencia en el Languedoc a suprimir artículos y preposiciones dejaría así la frase:
CORPS DIEU
Pero en Languedoc, la letra "o" suena como "a", y el diptongo "eu" suena "ou":
CARPS DOU - CARDOU
El monte Cardou -que aparecía pintado en en cuadro de Poussin junto a Rénnes y el castillo de Blanchefort- ocultaría una tumba, la tumba de Dios, custodiada por el Temple y cuyo secreto había sido ocultado en los pergaminos, de lo cual también sabían determinadas corrientes vinculadas al Temple y al Priorato de Sión , y que quisieron cederla a la posteridad utilizando claves secretas de geometría.
Berenger habría descubierto la verdadera tumba de Jesús de Nazaret, y ese secreto no tenía precio, por mucho oro que le diera quién quiera que se lo diera".
Realmente memorable, especialmente si tenemos en cuenta que "Et in Arcadia ego" no es ningún anagrama de "Le corp de Dieu" puesto que para que una frase lo sea de otra debe usar las mismas letras. En esto caso, sobran una "t", una "g", una "n", una "i" y tres "a", y faltan una "l", una "p", una "d", una "e" y una "u".
En realidad, la frase que es un anagrama (entre otros posibles) de "Et in Arcadia ego" es "I, tego arcana Dei" (Ve -imperativo del verbo ir, no del verbo ver-, oculto los secretos de Dios) que no tiene nada que ver con lo que escribe el Sr. Fernández Bueno. No obstante, también esto necesita alguna aclaración.
Volvamos al cuadro "Los pastores de Arcadia". Vemos un grupo de tres personajes masculinos y uno femenino que leen la inscripción "Et in Arcadia ego" (Y yo en la Arcadia) en un sepulcro. ¿Qué significa esta escena? Comencemos por el principio. Para la antigüedad greco-latina, la Arcadia (aparte de ser una región real de Grecia) era el lugar en que Virgilio ambientó sus "Bucólicas" en las que retomó la poesía pastoril que ya había tratado Teócrito de Siracusa en sus "Idilios". En Virgilio encontramos pastores idealizados que cantan poemas a sus amadas o a la naturaleza en un mundo, reflejo del mito de la Edad de Oro, en que conviven hombres y seres sobrenaturales. Este género sería recuperado por la literatura renacentista ("Ninfale Fiesolano" y "Ninfale d´Ameto" de Boccaccio) para culminar en un gran éxito de la época, la "Arcadia" de Sannazaro (publicada en 1504) que haría que se extendiese la moda bucólica por toda la Europa occidental, algo a lo que tampoco fue ajena España (Garcilaso, Montemayor, Lope, Cervantes...). Ahora bien, toda esa artificiosa felicidad no excluía la muerte. En su Bucólica V, (traducida por Fray Luis de León como Égloga V) encontramos los siguientes versos:
"Y con dolor, pastores, y gemido
un túmulo poned, y en el lloroso
túmulo, aqueste verso esté esculpido:
Yo, Dafni, descansando aquí reposo;
nombrado entre las selvas hasta el cielo;
de hermosa grey pastor muy más hermoso."
De esa contraposición entre felicidad bucólica y muerte nacerá el tema del "Et in Arcadia ego" que tampoco fue invención de Poussin. Antes que él lo trató en 1618 Giovanni Francesco Barbieri, más conocido por su apodo de Il Guercino (El Bizco), en su obra Et in Arcadia ego. Como podemos ver, no hay lugar para la duda. Un par de pastores de Arcadia encuentran una calavera (símbolo de la muerte) sobre la que aparece posada una mosca (nuevo símbolo de la fugacidad de la vida). En el pedestal en que se asienta aparece la célebre frase que así adquiere su pleno significado: Et in Arcadia ego sum (Yo [también] estoy en la Arcadia) o Et in Arcadia ego vixi (Yo [también] viví en la Arcadia). Es una advertencia, puedes gozar cuanto quieras, vivir despreocupadamente... pero al final has de morir. Lejos de interpretaciones esotéricas, esta obra es un memento mori (recuerda que has de morir) muy cercano al género de las vanitas (así llamadas por la traducción latina de una frase del Eclesiastés, "vanitas vanitatum et omnia vanitas" -vanidad de vanidades, todo es vanidad-) que fue muy cultivado durante el Barroco: Pereda, Van Steenwyck, Linard...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

La realidad es que en sus cercanías, en un pueblecito llamado Arques, curiosamente se encontró una tumba muy semejante a la que aparece en la ilustración, aunque por desgracia ya vacía y practicamente desaparecida en la actualidad, destruída por el propietario de la finca donde se encontraba en el 1989 a causa de las numerosas profanaciones que se producían aunque existe alguna vieja fotografía.
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

En realidad no tenemos constancia alguna de que Poussin viajase a esa región del Midi francés, pero en el famoso “Pastores...” en el fondo a la derecha pueden verse unas montañas que semejan bastante a lo que puede verse desde Rennes le Chateau, coincidencia?, ya llevamos unas cuantas, pero aún hay más...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Como algunos sabreis Arcádia es una bonita región del Peloponeso al Sur de Grecia, de suaves colinas y abundante agua y vegetación –cosa singular en aquella área del Mediterraneo-; en la antiguedad era famosa por la ganaderia, en particular los caballos que sólo se criaban en Tracia, al Norte –un pais bárbaro, hablando en propiedad- y en la Arcadia... En la cultura clásica Arcadia era equiparada poco más o menos al paraíso en la tierra, se decía que aquella era la tierra del Dios Pan, lugar de faunos y ninfas... Pan, además de ser un símbolo de la fecundidad, lo era también de la música –junto con otros-, además de el derivará la idea de que la divinidad se encuentra en todas las cosas... Pues bien, la región geográfica de Arcadia, la encontramos asociada a los orígenes de los Merovingios, pero también al periplo de Maria Magdelena y de su conspiración...
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

El fallecimiento repentino de Sauniere es otro de los enigmas que encierra el pueblo ya que se dice que su compañera sentimental encargo un féretro con su nombre antes de enfermar. En su lecho de muerte igualmente se dice que fue visitado por un cura vecino de un pueblo cercano pero salió pálido de la estancia, y se negó a darle la extremaunción, ¿Qué le confesó Sauniere al cura en sus últimos momentos de vida?
Lo que sea que el abad Saunière haya encontrado, se lo guardó para sí casi toda su vida. A pesar de esto, su ama de llaves y amiga por muchos años, Marie Denarnaud, fue la única persona en quien él confiaba, y ambos se llevaron el secreto a la tumba.
Por la década de 1950, el el dueño de un restaurante de la villa usaba esta historia como atracción para los turistas. Él sugirió que el cura había encontrado el Gran Tesoro de Francia escondido por Blanca de Castilla, madre del Rey Luis, el santo, en el siglo XIII.
Esta historia, publicada en una serie de artículos en el periódico local, prontamente llamaron la atención de la nación. Todo tipo de personas comenzaron a pasear por el área, dedicándose a la búsqueda del tesoro. Tan así fue, que cuando las casas de los habitantes comenzaron a derrumbarse, el intendente tuvo que poner fin a todas las excavaciones no autorizadas.

Hoy en día aunque una ordenanza municipal prohíbe expresamente excavar, se dice el pueblo entero está lleno de "signos" atribuidos a la masonería y que los partidarios de los misterios dicen que estos parecen querer ofrecer al visitantes ciertas pistas sobre el supuesto misterio que encierra el pueblo
Los cazadores de tesoros tuvieron que buscar otros métodos para encontrar el tesoro y aquí es cuando empieza a ser interesante la historia.
Ellos encontraron que en la vida del abad Sauniére había muchos interrogantes y rumores. Leyendas de visitas a París, de amigos de la alta sociedad, de círculos ocultos, de recibir personajes famosos en su villa, en la cual él nunca vivió, de rehusarse a llevar la contabilidad y su estilo de vida al obispo local, sino sólo al Vaticano, quien nunca hizo un juicio de valor sobre el abad, y de el brutal asesinato del abad.
George Washintong primer Presidente de los EE.UU ataviado como Gran Maestre Masón.
Encontraron el que la misteriosa orden de los inmensamente monjes ricos los Caballeros Templarios, no sólo estuvieron activos en esa área, sino que fueron los únicos de su orden que no fueron tocados cuando se liberó una orden de arresto para todos los monjes de esa congregación, el 13 de Octubre de 1307.
Encontraron que, antes de esto, en la última mitad del primer milenio, este pequeño pueblo, conocido como Rhaede, era la tercera cuidad más grande del reino de los Visigodos. Los Visigodos tenían en su posesión el tesoro del Templo de Jesuralén y su legendaria Gran Mesa y Menorah, un gran candelabro de siete brazos, ambos hechos de oro sólido, y que habían desaparecido en el área a comienzos del siglo VI AC.
Más oscuro aún, esta tierra, parte de una región llamada Languedoc, fue víctima del primer episodio vergonzoso de la historia europea: el primer genocidio europeo. Una secta cristiana llamada “los Cataros” –los puros, de los que hablaremos en otra ocasión- fue vista como una amenaza por la Iglesia de Roma, así fue que el Papa autorizó la exterminación de la secta. Antes de ser vencidos del todo, escondieron un tesoro de inmensa importancia espiritual en o cerca de Rennes-le-Château, y el tesoro nunca más vio la luz. Según algunas fuentes dudosas pero interesantes, el Santo Grial –la copa de la última cena, así como la lanza del centurión Longinos que abrió la herida en el costado de Jesús en la Cruz- pasó de manos de los cátaros a los templarios y de éstos a algún lugar de la Corona de Aragón, donde lo vinieron a buscar los nazis antes de la II GM.
Himler lugarteniente de Hitler vino a Montserrat trás la pista del Santo Grial.
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Como algunos ya sabréis Maria Magdalena es un personaje bastante singular... En torno a ella se ha tejido una historia alucinante... Adúltera, pecadora empedernida, poseída por los demonios (hasta siete, según los evangelios) y un largo etcétera, fue sanada y exhorcisada por Jesús y a partir de entonces se sumó a las filas de sus seguidores más próximos hasta su muerte y después de ella...
Pero que dice la Iglesia sobre ella, veamos la Enciclopedia Católica:
María Magdalena fue así llamada ya sea por Magdala, cerca de Tiberías, en la costa oeste de Galilea, o posiblemente por una expresión Talmúdica que significa “cabello crespo de mujer”, aunque el Talmud la describe como una adúltera.
El primer hecho, mencionado en el Evangelio en relación al tema es la unción de los pies de Cristo, por una mujer, una “pecadora” en la ciudad (Lucas 7, 37-50). Inmediatamente después, San Lucas nos cuenta de una mujer que siguió a Cristo entre ellos siendo “María la llamada Magdalena, de quien fueron exorcizados siete demonios” (Lucas 8, 2). En 10.38-42, nos cuenta de la visita de Cristo a Marta y María “en cierto pueblo”; es imposible identificar el pueblo, es bastante posible que este “pueblo” fuera Betania.


María Magdalena de Geoges La Tour...

San Juan, sin embargo, claramente identifica María de Betania con la mujer que ungió los pies de Cristo (12; cf. Mt 26 y Mc 14). De ser así, resultaría que ésta María, es la hermana de Marta y que ambas serían hermanas de Lázaro, a quien como sabemos Jesús resucitó de entre los muertos....

Entonces, en aquella Cena, María recibió el glorioso encomio “ella ha realizado una buena obra en Mi...al ungir Mi cuerpo para mi entierro...donde sea que este Evangelio sea predicado...que también lo que ella ha hecho por mi sea relatado en memoria de ella”. Considerando todo esto, ¿es creíble que esta María no tuviera lugar a los pies de la Cruz, como tampoco en la tumba de Cristo? Sin embargo, es María Magdalena quien, de acuerdo a todos los Evangelistas, estuvo a los pies de la cruz y asistió en el funeral y fue la primera testigo registrada de la Resurrección. Y mientras San Juan la llama “María Magdalena” en 19:25; 20:1 y en 20:18, la llama simplemente “María” en 20:11 y 20:16.
Historia subsecuente de Santa María Magdalena
La Iglesia Griega sostiene que la santa se retiró a Éfeso con la Santísima Virgen y allí murió, que sus reliquias fueron transferidas a Constantinopla en el año 886 y son preservadas allí- Gregorio de Tours (De miraculis, I, xxx) apoya la idea que ella se fue a Éfeso.

Sin embargo, de acuerdo a la tradición francesa (ver SAN LAZARO DE BETANIA), María, Lázaro y algunos acompañantes se fueron a Marsella convirtiendo a toda la Provenza. Se dice que Magdalena se retiró a un cerro - después de pasar una temporada en Rennes le Chateau? - La Sainte-Baume, muy cerca donde se entregó a una vida de penitencia por treinta años, hasta su muerte.

Lugar donde reposa Maria Magdalena.

La Historia se mantiene silenciosa respecto a esas reliquias, hasta el año 745, cuando, de acuerdo al cronista Sigebert, fueron cambiada a Vézelay por temor a los Saracenos. No hay registro de su regreso, pero en el año 1279, cuando Carlos II, Rey de Nápoles levantó el convento en La Sainte-Baume para los Dominicos, se encontró el sepulcro intacto, con una inscripción que declaraba porqué había sido escondido. En el año 1600 las reliquias fueron colocadas en un sarcófago enviado por Clemente VIII, con la cabeza colocada en una vasija separada. En el año 1814, la Iglesia de La Sainte-Baume, derrumbada durante la Revolución, fue restaurada y en 1802 la gruta fue nuevamente consagrada. La cabeza de la santa ahora yace allí, donde ha estado por tanto tiempo y donde ha sido centro de muchos peregrinajes.

Pero además de la verdad oficial católica, existe otra opinión entre agnósticos y amantes de los misterios: Una amenza aún más grande para la ortodoxia cristiana fueron los rumores de que por el valle del Aude estaba la prueba de que la historia de Jesús no había sido tal cual está escrita en la Biblia. María Magdalena, a quien está dedicada la iglesia de Rennes-le-Château, jugaría un papel mucho más importante en la vida de Jesús que lo que admite la Iglesia. Como insinúan varios autores, Maria Magdalena se convirtió en la esposa de Jesús y tuvieron una hija Sara y tres hijos. Huyendo de la persecución que se abatió sobre los discípulos, Maria Magdalena, Sara y José de Arimatea, se establecieron inicialmente en algún lugar de la costa cercana a Marsella y también vivieron durante un tiempo, en una cueva cercana a Rennes le Chateau...
Imagen de Maria Magdalena en la Iglesia de Rennes le Chateau
Según el segundo de los misterios de éste pueblecito...
Si Jesús era rabino, debía estar casado, ya que la ley judía, la Mishna, establece que "un hombre soltero no puede ser maestro "
Para muchos investigadores, el Grial es el símbolo de María Magdalena como esposa de Jesús y madre de sus hijos. Un matrimonio dinástico que unía las casas reales de Benjamín y de Judea, luchando por arrancar a los invasores romanos el trono de Jerusalén que pertenecía a su sangre.
Que Jesús era descendiente del rey David y, por tanto, rey legítimo de Israel, lo dicen los Evangelíos canónicos y el INRI que coronaba la cruz. Que estuviera casado con María Magdalena no lo dicen, pero es muy probable, ya que si era maestro de la ley (rabino), debía estar "obligatoriamente" casado, puesto que la ley judía, la Mishna, establece que "un hombre soltero no puede ser maestro". Pero también hay otros textos que así lo indican.
Por cierto que en el evangelio de San Juan se da prueba de ello:
El sepulcro vacío
20:1 El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.
20:2 Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: "Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto".
20:3 Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.
20:4 Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.
20:5 Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.
20:6 Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo
20:7 y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.
20:8 Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él vio y creyó.
20:9 Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.
20:10 Los discípulos regresaron entonces a su casa.

La aparición de Jesús a María Magdalena
20:11 María se había quedado afuera, llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro
20:12 y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabecera y otro a los pies del lugar donde había sido puesto el cuerpo de Jesús.
20:13 Ellos le dijeron: "Mujer, ¿por qué lloras?" María respondió: "Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto".
20:14 Al decir esto se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí, pero no lo reconoció.
20:15 Jesús le preguntó: "Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?" Ella, pensando que era el cuidador de la huerta, le respondió: "Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo iré a buscarlo".
20:16 Jesús le dijo: "¡María!" Ella lo reconoció y le dijo en hebreo: "¡Raboní!", es decir, "¡Maestro!"
20:17 Jesús le dijo: "No me retengas, porque todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: "Subo a mi Padre, el Padre de ustedes; a mi Dios, el Dios de ustedes"".
20:18 María Magdalena fue a anunciar a los discípulos que había visto al Señor y que él le había dicho esas palabras.

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Y por supuesto no la creyeron...
Los investigadores han rastreado la posible descendencia de Jesús, además de Sara, la primogénita, Maria Magdalena y Jesús tuvieron otros tres hijos: Tamar, Jesús el joven y José y han creído encontrarla en una línea que, como ya hemos visto a través de los reyes merovingios, se continúa dando nacimiento a las familias que formaron la nobleza y las primeras casas reales europeas. A este linaje sagrado pertenecería Godofredo de Bouillón, conquistador de Jerusalén, que recuperaría así un trono al que tenía derecho de sangre.
Según la leyenda tejida alrrededor de Maria Magdalena, ésta, ayudada por la mujer de Pilatos –Claudia Prócula, como algunos sabéis muy bien-, así como por la madre de Herodes, Nicodemo y José de Arimatea, lograron rescatar el cuerpo de Jesús aún con vida de la cruz, fingir su entierro en el Santo Sepulcro y esconderlo, hasta que después de su recuperación, en un monasterio esenio en el desierto de Siria, llevárselo bien vivo hasta Marsella...
El relieve bajo el altar de la Iglesia de Rennes le Chateau...
Fueron sus discípulos los que se dedicaron a extender el rumor de que había resucitado de entre los muertos –cosa bastante habitual entre los profetas, fundadores de religiones, dioses, o como queráis llamarlos de la antiguedad Gilgamesh, Orfeo, Osiris, entre otros, son buenos ejemplos de “resucitados” – y aunque los judíos ortodoxos evidentemente, jamás aceptarían una cosa así, ni los propios romanos, ni los seguidores de Jesús tuvieron necesidad de desmentirlo, a los primeros no les interesaba demasiado y los segundos les convenía muy mucho, pues podían presentar su fe como algo capaz de vencer a la muerte...Recordemos que entre los primeros cristianos la cruz era símbolo de resurrección, de vida eterna y no de muerte y sufrimiento, la imagen tan habital en nuestros días de Jesús en la Cruz es muy posterior, creo recordar que de más allá del año mil y se impuso no sin vencer muchos recelos y suspicacias.
Bueno, podríamos rompernos las cabezas dando vueltas y vueltas a los temás que aquí hemos apuntado, espero que a alguno le haya interesado y pueda/quiera profundizar más sobre el tema..
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Llegados a éste punto, volví al aparcamiento, cogí la moto e inicié el regreso a casa, pero antes, aún quería pasar por algún lugar digno de verse... Bueno, pues lo que faltaba por explicaros, sin duda la parte más interesante para los que no quieran comerse mucho el coco, el regreso...

Con la cabeza repleta de imágenes, pensamientos y preguntas como una agitada colmena de abejas enfurecidas, llegó la hora de volver...

Deberían ser sobre las 12-12,15 y ya sabéis que a los franchutes les gusta comer pronto, o sea que me tenía que poner a ello.

Descarté Rennes-le-Chateau, como buen reducto de turistas los precios deberían ser algo abusivos... debo confesarlo, por unos momentos dudé en ir a comer al Restaurant donde todo había vuelto a empezar, como anzuelo... pero mi bolsillo no está para determinados gestos sibaríticos... además en algún lugar recomendaban el albergue de Duilhac y como está cerquita y de camino a lo que quería ver aún... pues eso, Duilhac, allá voy!.

Os recomiendo, muy mucho la carretera que va desde Soulatge a Cucugnan, pasando por las cercanías de la montaña aquella del cuadro de Poussin –, el Puig Bugarach de 1240 mts. La carretera debe llegar hasta los 800 mts. + o -, curvitas (ojo! con arenilla a causa de las ultimas lluvias), el asfalto aunque tiene algunos baches y está algo roto, invita a darle algo al acelerador, pero yo os sugeriría que fueseis a poco a poco, disfrutando de unas vistas singulares y de gran belleza.

Al llegar Duilhac, comidita: una escalibada de anchoas con salsa de olivitas, un bistec con salsa de Roquefort, una tartita de chocolate, una jarra de aguita helada –hacia un calor de collons-, una lata de cocacola y un café con hielo, todo 11,50 €..., por cierto no hice fotos pues me pareció que no debía dar la nota...

Tras una vueltecita por el pueblo que estaba celebrando una fiesta medieval todo engalanado y meterme en un berenjenal de aquellos en los que nunca te deberías meter con una GS, callecita asfaltada que se va estrechando y estrechando, con fuerte pendiente y en el que tras una curva te encuentras con una pronunciada bajada que se acaba en tres escalones de más de 50 cms de altura (quizás exagero algo, pero parecíanme un auténtico acantilado) y poco más de 20 de anchura... je... je... je... como me acordé de aquel post en que Pavillo, Albert Iscle y otros tenía que superar unos troncos de árbol en medio de una pista... claro que ellos iban un buen grupo y se ayudaban... yo estaba sólo, bueno no exactamente, una parejita de jóvenes, entre caladas de algo que no olía a tabaco y arrumacos, me miraban con regia indiferencia desde unos tres metros de distancia, imposible dar la vuelta, el manillar casi tocaba las paredes de las casas... que hacer?... a mi memoria venían las palabras de la querida maestra trailera Nina BMW: “en caso de duda gassssss!” pero todo mi ser y en particular aquella parte que noblemente apoyamos en el depósito me contestaba: “y una m***da!”, sudando de angustia, dudando, mirando del derecho y del revés el enorme precipicio, soportando las miradas de los garçons, me hubiese podido quedar allí mismo hasta el día del juicio final fosilizado... mudo testimonio de la imbecilidad e incapacidad motera... pero unas sonrisitas de la “jeune fille” y el comentario despreciativo –intuyo- del maromo en cuestión, tras encomendarme a Maria Magdalena, a Jesús de Nazareth, a sus tres hijos y al “sumsum corda”, dí gasss, poniéndome de pié y con el culo casi sobre el topcassé... uno...dos... tres!...Dios!, aún estoy rebotando!, pero salí del atoyadero, pasé al lado de los garçons y aunque muerto de miedo, pude articular un inaudible “aurevoir”, acompañándolo de la más amplia de mis sonrisas... no, no manché los pantalones –podría jurarlo-, pero unos pocos centenares de metros más adelante, paré, descendí de la moto, me quité el casco, los guantes y las gafas, no se bien en que orden, encendí un L&M bleu y entre temblores, agradecí a todos los dioses uno por uno y sin dejarme ninguno, la ayuda que me prestaron en aquel trance...

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Continuamos...

Mi siguiente destino Las Gorges de Galamus... son un estrecho paso de montaña de unos 2 kilómetros que permitía a los cataros moverse hacia Catalunya des del Aude. Abierto en la roca, en un emplazamiento sumamente difícil por el riu Aglin (Agly) que viene del Puig de Bugarag (de 1240 metres).
El rio Agly está alimentado por numerosas fuentes y manantiales, en ocasiones calientes (hasta 27 º) que se encuentran a lo largo de las gorges, y mantiene un caudal lo suficientemente abundante para el consumo de agua de los pueblos cercanos.

Geológicamente las Gorgas se formaron por materiales calcáreos, en éste caso se supone que allá por el Jurásico y el Cretácico inferiores, es decir, hace unos 200 millones de años, modelando un relieve áspero y atormentado.

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

El paisaje es sobrecogedor y la estrecha carretera escarbada en la roca se eleva varias decenas de metros sobre el cauce del río

Al fondo, varios grupos hacían barranquismo y otros speed... no se que con unas pequeñísimas tablas semejantes a las de surf...

Bueno, pues por ahí tenía que pasar...



<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Esperando a que alguien pasara en la dirección contraria para hacer la foto que diera la imagen correcta del lugar:

Primero uno:

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

después un grupito:

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

la verdad es que es cortito, pero tienes que ir con ojo no venga un Fangio en dirección contraria, incluso me tuve que apartar en un par de ocasiones...

Al final, hay un aparcamiento desde el que se divisa una buena vista en las dos direcciones y cerca de la ermita, también cavada en la roca de San Antonio de Galamús, que es del siglo VII; la capilla de la gran cueva se construyó en el 1782 después d’un supuesto milagro; está dedicada a Sant Antoni el grande, nacido en Egipto en el 251 que fue eremita en Tebas (Luxor).
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->



<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Se han encontrado restos de cerámica fenícios, incluso utensilios muy anteriores, lo que demuestra que ese paso fue utilizado ya desde tiempos prehistóricos...

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

Me despedí de aquellas rocas... y de las vivencias de un día perfecto de motoculturismo, ni el viento, ni el calor, ni los Kms. -Unos 700 en total-, ni el relativo cansancio, nada me supo a mal... es más... aún no había llegado a casa y ya estaba deseando que los dioses, en su infinita sabiduría, dispongan cuando se producirá mi próxima salida, de la que no os quepa duda, queridos sufridores, estaréis convenientemente informados...

<!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->


<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->


<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->
<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

<!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

diumenge, 18 de febrer de 2007

RUTES AMB EL COR IV

LES DAMES D'AIGUA


Hoy 18 de febrero (2006) he cumplido los 53 tacos, supongo que como a todos nos sucede, no soy en absoluto consciente de mi edad... sí, evidentemente, sé los que tengo, pero no consigo verme a mi mismo como un adulto, más cercano a la vejez que a la juventud, aún me asalta de vez en cuando aquel pensamiento de la adolescencia de “que seré cuando sea mayor” y sin darme cuenta... van pasando las edades de la vida... pero bueno no es de eso de lo que os quería hablar hoy.
Aunque no lo tenía en absoluto previsto, una serie de circunstancias me han permitido salir a dar una vueltecita por los alrededores de casa... llevaba tiempo pensando en hacer una excursión a un par de lugares cercanos en los que según nos cuenta la tradición aún se guarda memoria de antiguos cultos a la Diosa Madre...

Y sin dame tiempo a reconsiderarlo, he cogido la cámara, me he vestido de romano –menos las botas de enduro que se estaban secando del último vadeo- y montado en Llibertad!,





me he dirigido hacia Sant Hilari Sacalm, tomando la carretera hacia Coll de Ravell, desde allí por la carretera que va a Els Cortals, al Plà de les Arenes para iniciar el sinuoso descenso hacia Sant Hilari, he atravesado el pueblo por los barrios exteriores, para tomar la carretera que va hacia Osor y Anglés...

Carretera – en rojo en el mapa- preciosa donde las haya, por su trazado y vistas sobre la Riera d’Osor, aunque peligrosa por los humedades en las zonas más umbrías y por que no decirlo, por los flipaos que imitan día si, día también, a sus corredores de rallyes preferidos, pues no olvidemos que el prestigioso Rally Catalunya, pasaba por esta carretera tradicionalmente...

Unos cinco Kms. Más adelante, hay un desvío en donde nace una pista forestal de dificultad media, media-alta( en lila en el mapa) que pasando por el Mas el Soler, refugio y cuartel general de los Carlistas en la Catalunya interior durante las Guerras del S.XIX se interna por los frondosísimos bosques de robles, hayas y castaños que caracterizan a la preciosa comarca de las Guilleries y que ya han sido fotografiados ampliamente en otros posts...


Hay que destacar, por si alguno de vosotros quiere hacer esta Ruta, con más tiempo del que yo disponía en ésta ocasión que no deje de ver el Cerezo del Soler, uno de los más grandes de Catalunya, así como el Pi del Soler, árbol monumental de enormes proporciones, y un Sequoya notable, hay que pedir permiso a los masovers para recorrer la finca por caminos particulares, pero no suelen poner problemas.


Contrariamente a lo que me esperaba, durante los últimos días a seguido lloviendo y nevando por lo que la pista estaba, en algunos tramos, bastante peor de lo que habitualmente suele estar.
No obstante, no era cuestión de rendirse y con todas las precauciones del mundo he conseguido seguir adelante...

Atravesando frondosos –aunque pelados- bosques de hayas, robles, abetos y castaños he conseguido llegar a mi primer objetivo, la Font del Soler y el Gorg del mismo nombre...

En éste escondido agujero entre las rocas, tiene su manantial el pequeño arrollo que da lugar unos cuantos metros más abajo al:

Gorg del Soler, un pequeño remanso de aguas cantarinas y cristalinas, en las que las truchas nadan apacibles y en donde en ocasiones, en los calurosos meses de julio y agosto me vengo a refrescar, acompañado de mi tambor, de un buen libro, o sencillamente, a dejarme adormilar arrullado por el rumor del agua y de la brisa entre los árboles.

La comarca de les Guilleries, es un territorio excepcional, de bastas extensiones de bosques, escasamente poblada, con pequeños masos dispersos aquí y allá, gran abundancia de fuentes y manantiales. Forma parte de eso que los de la capital, llaman la Catalunya profunda, muy ligada a las tradiciones ancestrales y a las costumbres de una “pagesia” que siempre ha visto con recelo, la excesiva industrialización y modernización...

He de deciros, que dadas las específicas condiciones orográficas y su alejamiento de todo, las tribus ibéricas y celtas, pudieron seguir llevando con cierta independencia sus tradicionales formas de vida durante los siglos de romanización, de manera que la zona comprendida entre Sant Hilari Sacalm, Espinelves, Viladrau, Anglés y Vilanova de Sau, fue un auténtico santuario, donde los druidas llevaron a cabo sus especiales rituales y creencias, hasta la irrupción de Eurico, el Rey de los Visigodos, quien consiguió someter a los Begaudes, pues así –creo recordar- era como se llamaban los pobladores de la región.

En muchas de las casas de la zona, así como gravadas en las rocas un poco por todas partes, podemos encontrar éste símbolo universal que se conoce con el nombre de “Flor de Vida” y que nos retrae a los antiguos cultos a la Madre Tierra:

Mucho antes de la penetración de los dioses solares, de origen indo-ario, traídos por los conquistadores, fenícios, cartagineses, griegos y romanos, entre otros, los antiguos pobladores de Europa, mantenían unas creencias religiosas basadas en el culto a la Madre Tierra, a los fenómenos de la naturaleza, a los antepasados, animismo y otras manifestaciones se mezclaban, configurando lo que Marija Gimbutas y otros especialistas, han llamado la Religión de la Antigua Europa y que podría ser sintetizada, como el Culto a la Madre Tierra y que tiene su forma de expresión más reconocida por la proliferación de las Venus, no sólo paleolíticas, sino incluso neolíticas. Esa religión queda magníficamente reflejada en la obra de Robert Graves: “La diosa blanca”, que por cierto me atrevo a recomendaros.

La expansión de las religiones patriarcales, especialmente la romana –la de los dioses capitolinos- y posteriormente el cristianismo, conllevó una durísima persecución que obligó a la desaparición de los antiguos cultos, si bien, siguiendo el principio del eclecticismo, sobrevivieron, tras la apariencia de mitos y leyendas que se han mantenido, casi, hasta nuestros días... como ya vimos en los post dedicados a las brujas de la comarca.

Uno de esos mitos y leyendas, es el de la existencia de las “Dames o Dones d’Aigua”, conocidas también por otros muchos nombres, aunque el más general es el de Ninfas. En la mitología griega, una ninfa es cualquier miembro de un gran grupo de espíritus femeninos de la naturaleza, a veces unidos a un lugar u orografía particular. Las ninfas solían acompañar a varios dioses y diosas, y eran con frecuencia el objetivo de sátiros lujuriosos. Las ninfas son las personificaciones de las actividades creativas y alentadoras de la naturaleza. La palabra griega νύμφη significa "novia" y "velado" entre otras cosas; es decir, una mujer casada y, en general, una en edad casadera. Otros hacen referencia a esta palabra (y también a la latina nubere y a la alemana Knospe) como una raíz que expresa la idea de "crecer" (según Hesequio de Alejandría, uno de los significados de νύμφη es "capullo de rosa").

El hogar de las ninfas está en las montañas y arboledas, en los manantiales y ríos –especialmente en las ollas, pozas o “gorgs”-, en los valles y las frías grutas. Con frecuencia son el séquito de divinidades superiores: de Artemisa la cazadora, de Apolo el profeta, del “juerguista” y dios de los árboles Dionisio, y también de dioses rústicos como Pan y Hermes, dios de los pastores.

Versión de las Ninfas, del pintor norteamericano Lothmann.

Cuentan que en el Gorg de El Soler, en las noches de plenilunio es posible observar a las Dones d’Aigua, jugando en el agua, peinándose y embelleciéndose. Se cuenta entre los nativos del lugar, un mito o leyenda muy semejante al del heredero Perarnau en Riells de Montseny, según esa leyenda la prosperidad y riqueza de los propietarios de El Soler, se debe a una antigua y fructífera relación del heredero de esa casa con una Ninfa, Dama d’aigua, Aloja, o Goja. Cuentan, en todos los casos la historia parece ser la misma, aunque el final pueda variar, como veremos si comparamos ésta con la de Gualba en el post siguiente, que una tarde el heredero Perarnau sorprendió el reposo de una “goja” – otro nombre de les Dones d’Aigua”, que asustada, se zambulló en un gorg. Enamorado por la visión de aquella belleza fugaz, el heredero volvió al lugar cada día y le declaró su amor a la goja. Se casaron con tal que él no le recordara nunca que era una Dona d’Aigua, tuvieron una hija y fueron felices hasta que, un día del mes de mayo en que el heredero estaba fuera, la goja apresuró a unos jornaleros a que segaran un campo de trigo. Ellos protestaron porque todavía estaba verde, pero la ama de la casa los obligó a segar antes de tiempo. Cuando el heredero volvió se enrabió tanto que le dijo: "Qué sabéis de cosechas, vosotras, las goges!" .La mujer desapareció al instante –se dice que por un rayo- formándose una terrible tormenta que malogró todas las cosechas.

El heredero Perarnau comprendió entonces que su mujer había anticipado la siega por salvar algo y no perderlo todo. Cuentan que por las noches la goja volvía a escondidas a la casa para peinar y acunar a su hija, pero cuando el heredero Perarnau lo quiso presenciar, madre y hija desaparecieron por siempre jamás.

Esta fábula está sacada de las historias y leyendas de Riells de Montseny reunidas por Jordi Collell y Carme Escudé con el título "El decir de la gente". Ilustra perfectamente que una goja, “conocida también como aloja o mujer de agua, es una hada, una ninfa bellísima, huidiza y enigmática que vive en lagos y ríos”, según la definición de Mossen Cinto Verdaguer, quien recogió la voz del pueblo y la incorporó a sus poemas, especialmente a "Canigó".

También lo hizo Eugeni d’Ors a "Gualva, la de mil voces". Como explicaré más detalladamente en el siguiente post. Quizás era la misma goja que sedujo el heredero Perarnau y al del Mas el Soler que todavía debe rondar por los manantiales y riachuelos, a ambos lados de Las Agudas del Montseny.

Dejamos el Gorg del Soler y seguimos nuestra ruta, a través de bosques y más bosques

preciosos a esa luz del medio día invernal, observando otros saltos de agua de gran belleza

Como éste salto de la Riera de Más Clave, que aún mantiene una buena capa de hielo...

Llegando hacia las 13 horas a Sant Hilari, para hacer una rápida comida –bocata de lomo y queso y lata de cocacola en el Bar La Báscula, muy recomendable, si es que hay mesa libre- y continuar más tarde, hacia Arbúcies, Hostalric, Gualba de Dalt, muy cerca de Sant Celoni, para acercarme al Gorg Negre...

A la salida de Sant Hilari, en dirección Arbúcias, pude observar el territorio que me tocaría recorrer, me encantan éstas vistas panorámicas, en las que se aprecia bien a las claras lo pequeño que es nuestro país...



Pues sobre la 15,15 he llegado a Gualba de Dalt, pequeño pueblo en las estribaciones sudeste del Montseny. Rodeado de urbanizaciones de aquellas que se hicieron por toda Catalunya en los años 60-70, el pueblo mantiene pocos atractivos, aparte de la Plaça Major con sus enormes plátanos y su Iglesia Parroquial...


A la salida del pueblecito hay una pista que conduce a l’Espai Natural del RACC, un lugar digno de verse, aunque me molesta ver convertida una zona natural en un Temàtic Park de fauna y flora del Montseny, supongo que son los inconvenientes del “progreso”...

Cruzando un pequeño puente hacia la izquierda, hay una pista que sube hacia las antiguas minas y las actuales centrales hidroeléctricas que aprovechan la energía producida por el desnivel existente entre el Pantà de Santa Fe que podéis ver en el post “Los colores del otoño en el Montseny”, nosotros seguiremos por la pista más amplia, por la que circulan incluso vehículos normales –no 4x4-, hasta una distancia aproximada de 9 Kms. La pista se encuentra en buen estado y no había más que un par de lugares con barro. Al lado de la pista, hay un recorrido de BTT precioso que sigue la orilla de la Riera de Gualba, en la que se pueden encontrar lugares como éste:


Para llegar al Gorg Negre, hemos de dejar la moto unos 150 metros antes, a pié de carretera, y coger un senderillo que se encuentra bien señalado... Imagino que con una moto de trial, o un conductor mucho más experto que yo, podría llegar casi hasta pie del agua, pero es que os quería enseñar un par de cosas que se os pasarían de largo.

Con anterioridad, ya os hacía referencia a las relaciones existentes entre éstos mitos y la caza de brujas... Gualba y el Gorg Negre, no escaparon de esa relación... Se cuenta que por las cercanías de Gualba habitaban diversas brujas, responsables según se decía, de las numerosas tormentas, granizadas y otros fenómenos atmosféricos, que asolaban a los aldeanos... Una de las familias que vivían en un Mas cercano al Gorg, empezó a ser sospechosa, entre otras cosas porque del matrimonio sólo sobrevivían las hijas... Después de una temporada especialmente aciaga, en la que se perdieron varias cosechas, las voces de los vecinos fueron subiendo de tono, encontrando en la susodicha familia la causa de todas sus desgracias. El clamor popular llegó al extremo que el párroco tuvo que organizar una caza en toda regla, después de una misa de Te Deum, con toda la solemnidad, se organizó una procesión de todo el pueblo que saliendo de la Iglesia con antorchas se dirigió a la casa de las inculpadas, con intención de deshacerse de semejantes servidoras del demonio. El padre viendo venir la comitiva y conociendo las intenciones, les salió al paso, pero fue muerto a bastonazos por los honrados, devotos y cristianísimos vecinos, pero esos escasos momentos, permitieron a la madre y a sus hijas huir de su casa e internarse en el bosque, iniciándose una terrible persecución nocturna.

Las perseguidas tuvieron la mala suerte de precipitarse por el salto de agua que va a dar al Gorg Negre... Evidentemente sus perseguidores no dieron con sus cadáveres, por lo que el sacerdote ordenó colocar dos cruces en las dos colinas que limitan el salto... Una de ellas ya no existe, la otra:

continúa allí para impedir, con la divina protección que esas malditas brujas puedan abandonar el Gorg Negre y seguir con sus malefícios... Los aldeanos cuentan, que en las noches de plenilunio se ven luces en lo más profundo del Gorg, e incluso, cuando ni el viento más suave hace oscilar las hojas de los árboles, se oyen las risas y las extrañas e incomprensibles palabras que las cinco mujeres siguen pronunciando...

Dejando de lado el tema de la brujería, volvamos a las Damas d’Aigua y el Gorg Negre, de hecho el lugar es espectacular:




Veamos como es el mito referente a las Dames d’Aigua del Gorg Negre.

Una vez, tiempo era tiempo, en Can Prat había un amo poderoso que gobernaba con inteligencia tierras, espesores y rebaños. Todo el mundo es sabedor, por aquella comarca del Montseny, que Can Prat es una casa antigua que tiene más de quinientas cuarteras de bosque y ciento noventa de tierra campa y prados frescos. En aquella época, además, le hacían censos de dominio doce “masos” (casas) pequeños y dispersas por la montaña, poseía otros siete masoveries que habitaban buena gente labradora. Al amo de Can Prat le gustaba, a veces, de andar por los robledales. Conocía lo que quiere decir el viento cuando pasa por la cumbre de los chopos.


Observaba el ladrar de los perros, a la hora vespertina, entre los alcornoques y los aulets – pájaro que canta al anochecer- o el tintineo a penas audible, del rebaño que va hacia el redil. Como que era un hombre al que le gustaba caminar, a menudo se le hacía por la noche más allá de los dos cerros que lindaban su propiedad y, todavía arriba y arriba, subía- con paso firme-, bajo el cielo de luz imprecisa, por abruptos caminos hasta el Valle de Santa Fe, dónde se encontraba en la gran penumbra. Un día, pues, haciendo una de estos paseos al anochecer, sucedió que el amo de Can Prat llegó al mismo Gorg (Olla, Poza de un río) Negre, de aguas insondables, cuando era ya medianoche de un plenilunio total y clarísimo.

El gorg estaba quieto y exánime. Ni una hebra de aire susurraba por entre el ramaje de los mimbres. Ni rumor de animal alguno. Ni otra chispa de luz que no fuera el esplendor del astro nocturno que lo llenaba todo, había algo de pesadumbre y extraño en el ambiente y, con algo de fatiga en las piernas tras las largas horas de paseo, el amo de Can Prat fue a sentarse justo al lado del agua, sobre una piedra inclinada.

Entonces, primero confusamente, y después nítida y precisa, apareció, medio sumergida en el líquido del gorg, la figura maravillosa de una mujer desnuda que, lenta y ensimismada, se peinaba la cabellera, rubia como el oro, con un peine fulgurante.


El amo de Can Prat no había visto nunca una perfección como aquella, ni tampoco hay palabras para explicarla. Ningún hombre no habría podido resistir tal turbadora belleza. Lánguidamente, la mujer, con los brazos bien levantados, se pasaba el peine mientras, bajito, iba cantando no sé qué maravillosa melodía. Y los ojos!: verdísimos, tiernos y acariciadores, pero lejanos, lejanos como si todavía contemplaran, por entre la oscuridad del bosque, un país de seguras y perfectas formas.

De pronto, la mujer lo miró fijamente y, en aquel instante preciso, él comprendió que la quería como nunca había querido a nadie y que su destino quedaba uncido al de ella, sin remedio. Y era deseo y era contemplación y voluntad y orgullo y audacia lo que sentía admirando aquella cara adorable y el cuerpo provocador.

El amo de Can Prat le preguntó cómo se llamaba, pero la mujer, sin dejar de mirarlo, no contestó. Y se dice que, durante un buen rato, el amo le iba haciendo preguntas y ella sólo lo observaba con sus ojos de esmeralda joven sin decir ni una palabra, pero que, al final, llegó un momento en qué, tímida y calmosa, explicó que era doncella de río, no era mortal, pero tampoco inmortal y que obedecía una ley de vida y costumbres bien diferentes de los humanos; que su abrazo, en aquel lugar tan precioso acontecía peligrosísimo porque normalmente se ahogaban los hombres que por el plenilunio la querían conseguir. También se dice que la voz de la mujer vibraba como el sonido de una campana marina y que su acento recordaba modulaciones de otro mundo, quizás de aquel que algunos han conocido en una existencia feliz y primitiva.

Fue un charla de amor la de aquella noche singular. El hombre, prisionero del lugar y de la hora, pidió a la ninfa, con insistencia, que aceptara ser su esposa y le ofreció compartir la casa, la tierra y la riqueza que él tenía por toda la comarca, como prenda de su voluntad.

Ella, pero, sentía congoja de dejar la somnolienta protección del lugar dónde había sido engendrada y de adentrarse en una nueva vida que desconocía del todo. Había sentido hablar de la inconstancia de los humanos, de sus desequilibrios y rudeza, de la codicia desordenada. No obstante, también había en aquella mujer de agua un cansancio de la fría certidumbre de su medio vital y, por otro lado, se daba cuenta que el hombre que tenía en frente le gustaba mucho, de forma que, en conclusión, acordó casarse con la única reserva -que fue confirmada y jurada allí mismo por el amo de Can Prat- que nunca, bajo ninguna circunstancia, ni por ninguna razón, él no le recordaría, ni en público, ni en privado, el origen fluvial de donde ella procedía, ni tampoco la escarnecería con palabras ni expresiones que concernieran a su origen.


Y fue de este modo – según nos dicen- que la mujer de agua llegó a ser señora de Can Prat, legítima y amante esposa, sensata consejera, dispuesta y respetada propietaria, junto con su marido, de mucha prosperidad y que hicieron aumentar el poder de la familia hasta el punto que el nombre de Prat de Gualba, resultó altamente considerado en el palacio del mismo conde de Barcelona y, por todo el Mediterráneo, en todas las tierras, islas y consulados de Catalunya. También me han explicado como cosa cierta que del matrimonio nacieron dos hijos, un niño y una niña, los cuales guardaban gran parecido de rostro con su madre y que iban creciendo firmes y espigados en medio de todo aquel bienestar.

Pasaron los años. Tras el calor, con sus esquilmos, vendría el otoño rojo: más tarde el invierno y siempre salía alegre humo del hogar de Can Prat. La primavera sorprendía con el vuelo de las aves y, el hombre y la mujer, cogidos de la mano, contemplaban los arroyos de agua fresca que caían continuamente de las montañas.




A veces, pero, en la Peña Negra, en el otro lado de la planicie donde se encontraba la casa, se refugiaba un dios mezquino que esperaba inquietamente la hora de la quiebra: un maligno genio del lugar, sin nombre ni aspecto conocidos, promotor de desgracias de toda clase y con el cuerpo de los diablos que hervían dentro las aguas siniestras; autor, quizás -quien lo sabe- de la desgracia que estaba a punto de producirse y, esto sí que es seguro, no fue extraño, de alguna manera, a lo que ahora explicaré:

Pues he aquí que un mal día, cuando el amo de Can Prat y su mujer medían una buena tierra que hacía falta preparar, empezaron a disputar sobre el cultivo que allí sería más adecuado. Le parecía al amo que seria bueno de sembrar trigo, de aquel espléndido de recoger y muy valioso al mercado. La mujer, en cambio, argumentaba en contra y decía que el terruño no era propicio y que, según ella, lo moresc (maíz) con sus exuberantes mazorcas convenía mucho más. Razones y razones de uno y de la otra fueran subiendo de tono hasta el punto que el marido, enfadado, lleno de vehemencia y olvidando el juramento que había hecho años atrás, recriminó a la mujer con grandes gritos- que resonaron por montañas y cerros- diciéndole que, al fin y al cabo, poco podía ella entender de siembras ni de añadas porque no era otra cosa que una pobre mujer nacida y sacada por él mismo del agua del río.

Lo acababa de hacer y ya se arrepentía; pero quien puede hacer volver atrás una palabra funesta? El mal ya estaba hecho. La desgracia, infalible, y roto del todo el encantamiento.

La mujer de agua, al sentir las palabras prohibidas, huyo rápidamente hacia las profundidades del Gorg Negre, sin que el amo de Can Prat pudiera pararla. Corría y corría como si fuera llevada de una ventisca siniestra, hasta que desapareció.

Él decaído, y sin ánimo, se fue hacia casa, mientras, des de la coma de Morou hasta el cerro de Berenguer Muerto, el cielo se espesaba con furiosas nubes.

Y se dice que el amo de Can Prat nunca volvió a ver su mujer; que muchas veces durante el día, se encaminaba al gorg y la llamaba; que hizo sortilegios y promesas a las deidades que gobiernan aquel lugar, sin ningún resultado; que iba y venía, frenético, de la casa al gorg y del gorg a la casa, haciendo y deshaciendo el camino, llorando como una criatura, mirando de descubrirla cuando ella no se lo esperase..., que pasaba horas y horas en una ventana de oriente de su masía mirando hacia el lugar por dónde había huido y que, por la noche, cuando la luna llena, quería salir de la casa por ir a encontrarla a la ribera del tormentoso estanque pero que, cada vez que lo probaba, le venía un sueño irreprimible y caía como un cuerpo muerto, encima del escaño del hogar y se adormecía profundamente hasta el alba.

También explican que la mujer, cuando el amo, invadido de aquella postración, no se podía dar cuenta, entraba con cautela a la masía, iba al cuarto de sus hijos y los mimaba y los besaba muy dulcemente, se quedaba un buen rato, derecha y solícita, cantando su canción y que, antes de salir, dejaba caer unas lágrimas brillantes sobre la gran mesa de castaño del comedor, lágrimas que, el día siguiente, convertidas en rarísimas perlas de gran valor, recogía, absorto, el amo de Can Prat, sin saber la procedencia.

Así fue cómo, pese a la tragedia, se fortaleció todavía más y más la pujanza de la casa durante mucho tiempo.

Extraído del libro: "Leyendas del Montseny" Martí Boada




En fín, después de recordar éstas historias, me dirigí de nuevo a la moto, cuando ya oscurecía, tomando la carretera hacia Sant Celoni, Santa Maria de Palau Tordera, Coll Formic, Seva y Viladrau...

Un perfecto día de moto que me ha parecido una forma extraordinariamente satisfactoria de celebrar mi aniversario.